La amiga de mi hija

Si tu entorno conociera todas las ventajas de estar al día en todo lo relacionado con el mundo digital, se daría prisa en conocer todos los detalles. Les facilitaría la vida y evitaría males mayores.

Quizá se ahorrarían algún susto, más de un disgusto y, quién sabe, evitarían una tragedia, que las hay.

Los hijos saben más que los padres del uso de la tecnología. La única diferencia a favor de los padres es que más sabe el diablo por viejo que por diablo.

Llevamos años hablando en nuestras charlas con las familias de esta problemática y hasta que no se topan con la cruda realidad no empiezan a buscar una solución. Muchas veces están a tiempo. Pero en otras muchas ocasiones, desgraciadamente, ya es demasiado tarde.

Te cuento por qué empecé yo con todo esto.

Tengo seis hijos, ya mayores, la pequeña ya tiene veinte años, pero cuando eran pequeños me preocupaba el uso que hacían del ordenador y del móvil.

Sí, es cierto, eran otros tiempos. Ahora todo es diferente.

Empecé a estudiar el tema, a consultar con todos los implicados ya fuesen maestros, padres, ejecutivos, hijos psicólogos, psiquiatras y muchos más.

Con toda esa información, que iba recopilando día a día, escribí un primer libro. Luego junté a todos mis hijos y escribimos un segundo libro.

Aprendí mucho de ellos.

Y entretanto las conferencias, seminarios y entrevistas en radio, prensa, televisión se iban multiplicando.

Y siempre dejando claro que yo no era psicólogo sino un simple contador de las historias que iba recopilando, y que me habían contado previamente los afectados o los familiares, amigos o conocidos de esos afectados.

Y todo eso lo compartía y lo sigo compartiendo, en mis charlas.

Como te he dicho y no me duelen prendas, de mis hijos aprendí mucho, términos para mí desconocidos.

También descubrí muchas veces como me la jugaban, les pillé en muchos renuncios. Probablemente esas veces fueron las menos y me la jugaron en tantas ocasiones que no me lo quiero ni imaginar. Afortunadamente, aquello no fue a mayores.

¿Quizá no sepas lo que es el vampireo ni sus consecuencias? De eso te hablaremos en nuestras charlas.

Más adelante te diré cómo puedes contactarnos, pero eso será luego.

Quizá consideres importante que te hablemos de:

La familia

ciberacoso

anorexia y bulimia

ludopatía

mujeres y acoso sexual

redes sociales

videojuegos

acoso laboral

timo de la estampita (los timados se lo merecen porque pretendían timar a otros)

anécdotas de todo tipo

y alguna cosa más...

Nosotros sí consideramos importante que tengas información suficiente y veraz sobre estos temas.

Es posible que te estés preguntando quién soy y por qué hablo de estos temas.

Soy Juanma Romero. Como te he comentado más arriba, he escrito dos libros sobre la materia. Pero no te engañes, eso no me da autoridad, cualquiera puede escribir un libro. Otra cosa es que se publiquen como ha sido en nuestro caso.

Lo que sí me da autoridad es que creo en lo que hablo y no hablo de lo que no sé ni digo más de lo que puedo decir. Si buscas un charlatán, este no es el sitio. Eso es en la puerta de al lado.

Llevo más de veinte años peleándome con las adicciones tecnológicas. Empecé cuando mis hijos se iniciaron en el mundo de la tecnología. Estaba totalmente angustiado pensando en la se nos venía encima. Me preocupaba y decidí ponerme a su altura o, al menos, intentarlo.

Nunca lo consigues, pero como padre que eres, no te rindes nunca. Siempre vigilante.

Mi prima Patricia me dijo tiempo atrás que tener un hijo es como tener siempre algo al fuego y no le falta razón.

Aquí tienes las portadas de los dos libros, pero te advierto que son de hace mucho tiempo, casi del pleistoceno tecnológico. Ahora todos hemos evolucionado y contamos las cosas de otra forma y por otros medios.

Libro Uso y abuso de la tecnología Libro En patera y haciendo agua

Creo que mejor te digo cómo ver lo que hemos hecho en este tiempo. Solo tienes que buscar en Google “Juanma Romero” “Adicciones Digitales”.

Pero eso puedes dejarlo para luego, ahora puedes seguir leyendo si te apetece.

Seguimos avanzando en lo que nos ocupa y preocupa.

y alguna cosa más...

El ciberacoso

Es una forma de violencia que se basa en acosar, humillar, intimidar, molestar o atemorizar a alguien utilizando medios digitales.

Recuerda que no somos psicólogos, ni psiquiatras, ni sacerdotes, somos padres de familia, hijos, trabajadores y personas que han vivido algunas de estas situaciones y que las han estudiado todas ellas. Te contamos las historias que conocemos y las comentamos entre todos.

Anorexia y bulimia ANA Y MÍA

Esto es un problemón que nos encontramos los padres y que, muchas veces, cuando nos queremos dar cuenta, ya no hay remedio.

Nuestras hijas, porque generalmente son ellas, aprenden a vomitar y a engañarnos para que no nos demos cuenta. O no comen. Todo depende de que sean bulímicas o anoréxicas.

También afecta a los chavales, generalmente homosexuales, pero en menor medida. Claro que por el hecho de que sean menos, el problema no es menos grave. A cada uno de duele lo suyo.

Muchas webs enseñan a nuestros hijos a ser anoréxicos y bulímicos y engañarnos. ¿Lo sabías?

¿Quieres que lo comentemos juntos?

Ludopatía

Otro problema de difícil solución, y con los medios digitales aún más difícil. Está claro que se puede evitar que un enfermo de ludopatía entre en una sala de juegos en cualquier calle de cualquier ciudad, pero no hay forma de impedir que entre en un casino online.

También afecta de forma diferente, según las edades, a los hombres y a las mujeres.

Más abajo te digo cómo localizarnos.

Mujeres

El acoso en internet, ya sea en redes sociales o por cualquier otro sistema, es mayoritariamente contra mujeres, ya sea de hombres contra mujeres o de mujeres contra mujeres.

Lo habitual es que sean hombres contra mujeres, pero no siempre.

Todas las redes sociales disponen de diversos mecanismos para denunciar el acoso y medidas para proteger a las acosadas, pero SIRVEN PARA NADA.

El acoso, sobre todo el de índole sexual, es especialmente grave cuando las mujeres buscan empleo en Internet. Muchas de ellas sufren constante ciberacoso en las diferentes plataformas de búsqueda de empleo.

Anuncios como “chica española de 24 años busca trabajo cuidando personas mayores o niños. También en hostelería o cualquier empleo honrado que me permita ayudar a mantener a mi familia que tiene una situación económica muy difícil. Horario a convenir”.

En apenas 24 horas respondieron por WhatsApp 38 personas, de ellas 32 eran hombres que le ofrecían dinero a cambio de sexo. Lo que responden así quizá no sepan es que en función de la edad de la víctima puede tratarse de un delito de incitación a la prostitución de menores.

Desgraciadamente, por regla general, los mensajes de acoso en las redes sociales son muy difíciles de perseguir judicialmente porque es difícil probarlo como delito.

Ya sabes, luego ya vemos cómo nos localizas.

Redes sociales

Las redes sociales reflejan en internet lo que ocurre cada día en la calle, aunque en ocasiones con mucha más crudeza y peligrosidad.

Lo de las redes tiene tanta miga que mejor te lo cuento en persona.

También de las redes podemos hablar tú y yo.

Videojuegos

Es bastante habitual que los niños de ocho o diez años utilicen videojuegos solo recomendados para mayores de dieciocho.

Entre los contenidos más problemáticos hay que citar la violencia, apuestas, drogas, sexo impropio, lenguaje soez, contenidos discriminatorios, terror y juego online, entre otros.

Creo que con eso te puedes ir haciendo una idea.

¿Quieres que lo comentemos juntos?

Envío de fotos y vídeos sexuales

Si te extorsionan con un vídeo tuyo de contenido sexual que has grabado y enviado a alguien de tu confianza, piensa que quizá no deberías haberlo grabado y mucho menos enviado.

El envío voluntario de fotografías o vídeos de contenido sexual a una o varias personas se conoce con el término inglés sexting. Esta acción puede provocar posteriormente el ciberacoso sexual o la ciberextorsión contra la persona que ha enviado esas imágenes.

Se trata de acciones delictivas con sanción penal, pero hay que demostrarlo, por lo que es necesario recopilar pruebas en contra del acosador o del extorsionador.

Lo mejor es curarse es salud y si alguien quiere ver a alguien desnudo que lo busque en otro sitio. NO SE LO PONGAS FÁCIL, que hoy nos queremos mucho y, mañana, quién sabe...

Una cosa es lo que hacemos y otra lo que enseñamos.

No olvides que del amor al odio hay solo un paso.

Luego te digo cómo localizarnos.

Acoso laboral

El acoso laborar tanto presencial como online se suele dar por parte de los jefes a sus subordinados, aunque también puede ocurrir el caso contrario y que sean los subordinados, individualmente o en grupo, quienes acosen al jefe o los jefes.

Hay formas de impedirlo, pero muchas veces es imposible evitarlo.

Te contaré mi caso, acosado por un subordinado que hizo que mi psiquiatra me subiese la dosis de las pastillas.

Pero eso te lo cuento en persona, que no es cuestión de que se entere todo el mundo.

El timo de la estampita

En Internet hay mucho listo que quiere estafar a otros y resulta que sale estafado.

Hay grupos de Facebook que te dicen cómo averiguar la contraseña de otro o te enseñan a ganar dinero fácilmente que son ganchos de los delincuentes para atraer a incautos de los que consiguen sus datos para robarles.

Si te metes en uno de estos grupos para averiguar la contraseña de otra persona, lo más probable es que averigüen la tuya y te vacíen la cuenta del banco.

Si eso te ocurre, te lo habrás buscado por chorizo.

Pero seguro que tú no eres así.


PREGUNTAS FRECUENTES

1. ¿Cómo y cuándo se organizan los eventos?

Eso depende de las necesidades del cliente y de mi disponibilidad, que no suele ser muy amplia. Pero seguro que encontramos una solución. Los fines de semana suele ser más fácil.

2. ¿En caso de que no puedas asistir tú puede ir otra persona de tu equipo?

Las charlas, conferencias, seminarios, mesas redondas y demás de Adicciones Digitales solo pueden ser impartidas por mí. Mi equipo me ayuda en la preparación, pero soy yo quien tiene el conocimiento.

3. ¿Cuándo cuestan tus actividades y como es el proceso de contratación?

El precio para todos los eventos es el mismo, son 2.000 euros más impuestos.

Se factura y se cobra siempre antes de realizar el evento, sin excepciones ni excusas. Si hay gastos de desplazamiento (viaje y hotel) corren a cargo de la parte contratante.

4. ¿Es una buena inversión?

Depende de lo preocupado que estás por estos temas, Hay gente que prefiere gastárselo en tomar cañas. Cada uno tiene que decidir sus prioridades.

¿Cuáles son las tuyas?

Hablaremos de estos temas y algunos más y seguro que entre todos nosotros encontramos alguna pequeña solución a nuestros problemas. O al menos nos daremos ánimos, que nunca vienen mal.

¿Quieres que lo comentemos juntos?

Te lo contamos en nuestras charlas, conferencias, mesas redondas, encuentros y demás.


Mándanos un WhatsApp al 689 31 47 36 con tus datos para agendar una llamada o escribe a comunica@haztevisible.es.
Pásanos tu nombre, dinos qué necesitas y hablamos.